domingo, agosto 27, 2006

Capitulo Cuatro - Los origenes de las vacas

Capítulo Cuatro - Los orígenes de las vacas

Las vacas con que cargamos a cuestas no se generan porque deliberadamente nos hayamos puesto en la tarea de aprenderlas. Es más, tan absurdo como pueda parecer, ellas son el resultado de intenciones positivas. Detrás de todo comportamiento, sin importar que tan autodestructivo pueda parecer, subyace una intención positiva con nosotros mismos. Nosotros no hacemos cosas simplemente por causarnos daño, sino porque creemos que de alguna manera estamos derivando un beneficio de ello.

Por ejemplo, la persona cuya vaca es: “El día en que decida que quiero dejar de fumar, lo dejo sin ningún problema. Lo que pasa es que no he querido”, utiliza este autoengaño para proteger su baja autoestima y ocultar su incapacidad para deshacerse de dicho vicio.

Su vaca le da cierta sensación de que está en control de su vicio y no su vicio en control de ella. ¿Te das cuenta del peligro de una vaca como esta? Literalmente puedes cargar con este vicio toda tu vida, sin nunca sentirte mal de tu impotencia para corregirlo.

Muchas de las creencias limitantes que arrastramos con nosotros a lo largo de nuestra vida, han sido el resultado de buenas intenciones. Observa lo fácil que se adquiere una vaca. Digamos que esta vaca suena así: “Yo no sirvo para esto.”

Esta vaca es muy común entre las personas. Mira como comienza esta vaca de manera casi inconsciente. La persona aprende a hacer bien una tarea, una profesión o un oficio. Disfruta haciéndolo, desarrolla un talento especial para ello y después de algún tiempo piensa: “Esto es para lo que sirvo”.

¿Te das cuenta de lo que acaba de suceder? Al llegar a esta conclusión, a esta realización, sin quererlo la persona comienza a pensar que quizás, ese es su talento, su llamado en la vida, su verdadera y única vocación. Asume que en ninguna otra área podrá ser tan efectiva como en ésta, y deja de buscar su desarrollo en otras áreas. Comienza a dar excusas (vacas), encuentra razones para explicar sus limitaciones, hace afirmaciones tales como:

Yo no sirvo para eso.

Yo siempre he sido así.

No nací con el talento para aquello.

No tengo el cuerpo que se necesita para eso.

No poseo la personalidad adecuada.

Y así, inadvertidamente crea limitaciones que no le permiten expandir su potencial.

Pero el problema no son las personas, sino sus programas mentales, sus pensamientos.

¿Si ves? Estas son vacas, porque no es que creas que no eres bueno para nada. Lo que crees es que eres bueno para un sola cosa y que lo demás, no es algo para lo cual tengas un talento innato.
Tu vaca de: “para esto es que soy bueno”, te da cierto sentido de tranquilidad, porque sabes que por lo menos para una cosa eres bueno. Pero lo cierto es que tú tienes la capacidad de ser bueno para muchas otras cosas. Sin embargo, nunca lo vas a descubrir a menos que mates tu vaca de “para esto es que sirvo”.

Otras limitaciones (vacas) son el resultado de experiencias pasadas que ya no tienen validez. A lo mejor, cuando tenías seis años te pidieron que pasaras a recitar una poesía frente a la clase y tu profesor se rió, o algunos compañeros se burlaron de ti, lo cual, como es de esperarse, te hizo sentir mal y desde ese momento dejaste de recitar o hablar en público, para evitar pasar por más vergüenzas frente a tus compañeros de clase y para evadir las críticas de los demás.

Después de muchos años de permitir que esta vaca creciera y se engordara en el establo de tu mente, llegaste a aceptar que hablar en público no era una de tus aptitudes, que no tenías el talento para hacerlo.

Hoy, con cuarenta años de edad, cuando alguien te pide que realices una breve presentación en tu trabajo, o que hables cinco minutos del proyecto en el cual estás trabajando, tú dices: “Mira, pídeme que redacte todo el trabajo, si deseas lo escribo y lo imprimo, o si quieres realizo toda la investigación necesaria, pero no me pidas que me pare frente al grupo (que son seis personas) y hable, así solo sean cinco minutos, porque en ese campo mis habilidades son cero”.

Es posible que lleves más de treinta años sin tratar de hacerlo, pero tú asumes que tus aptitudes para hacerlo deben ser las mismas que cuando tenías seis años, lo cual es absurdo, por supuesto.

Así permitimos muchas veces que una vaca que se encuentra en nuestra mente hace muchos años y que hoy posiblemente no tenga ninguna validez, nos diga qué podemos hacer y qué no.

Lo que quiero que entiendas es que muchas de las limitaciones (vacas) que tienes en este momento no son físicas, ni tienen que ver con tu capacidad mental, tus dotes o tus talentos, sino con creencias limitantes, que en su mayoría son ideas erradas acerca de tu verdadero potencial y de lo que es o no es posible.

Recuerda que toda idea errada que mantengamos en nuestro subconsciente por largo tiempo y validemos con nuestras acciones, se convierte en una forma de auto-hipnosis.

Esto es precisamente lo que detiene a muchas personas para triunfar. A través de esta forma de auto-hipnosis ellas han archivado en su mente toda una serie de falsas creencias e ideas que, quizás en algún momento fueron válidas, pero ahora ya no lo son. Sin embargo, puesto que aún no han sido borradas, continúan ejerciendo su efecto limitador.

4 Comments:

Blogger Paula said...

No estoy para nada de acuerdo con hablar así de las vacas.
Y a mi favor tengo al genial Gustavo Mura. Cito de su blog: "Animal noble, sano. Fue nuestro primer gran objetivo cuando empezamos a escribir en la escuela. ¿O acaso no era: redacción - tema: la vaca?
¿Quién no piensa en las vacas sino como un bicho bueno? Un bruto a quien confiamos la salud de nuestros hijos, porque nosotros mismos abrevamos de ella.
Su imagen implica pureza". ¿Cómo puede ser que algunos se ensañen de esa manera con el pobre animal?

12:48 p. m.  
Blogger Melgarejo said...

estimados/as bloguers:
como autor del presente ensayo les solicito interrumpan la serie de coments que estan posteando. sin duda desprestigian mi trabajo que pretende ser faro en las apagadas ilusiones de los seres que necesitan ayuda. si no tienen nada mejor que hacer agarren una pala y diríjan sus energías a carpir el fondo de sus casas. Atte., Melgarejo

1:24 p. m.  
Blogger Pablo said...

Estimada Paula, veo que su abstracción simplemente insuficiente para poder tomar la metáfora de la vaca... por favor mire a lo que apunta el dedo y no mire a la persona que apunta, ni lo utilice para sacarce ni sacer los ojos a alguién, le solicito un poco mas de madurez de análisis y si no tiene ese sentido por favor abstengace de opinar.

12:37 p. m.  
Blogger Cósimo said...

Totalmente de acuerdo con Pabla

4:10 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home